• instagram
  • twitter
  • facebook
WS

Subliminal Kill (2005): La psicodélica y ecléctica carta de Panico

Escrito por Karin Ramírez Raunigg

Cuando el delirio y la distorsión construyen el axioma del disco más importante de Panico  

Pocas son las semanas que nos separan de Lollapalooza Chile 2023, por lo que la ansiedad se dispara, nuestras plataformas musicales se contagian de esta energía y nos volcamos a escuchar parte del line-up, que este año nos vuelve a deleitar con grandes shows. Por lo mismo, en esta oportunidad nos vamos a un clásico del circuito nacional: Subliminal Kill de Panico

La banda nacional que inicia su carrera durante 1994, en medio de la transición a la «democracia», encuentra sus bases en lo alternativo, es que durante el 2004 se radican finalmente en Francia. Su carrera que oscila entre Santiago y París supuso desarrollos distintos, aunque unidos en un mismo concepto de música inquieta y mirada global.

El grupo arremetió escenario chileno de los años noventa, y avanzó más tarde en una discografía capaz de combinar la matriz rockera de avanzada con ritmos tradicionales latinoamericanos, como la cumbia y el bolero, desde esta perspectiva el primer disco que editaron fue el EP homónimo Pánico EP, conocido por los fanáticos Bruce Lee, que contenía los temas que hoy son clásicos y se titulan «No me digas que no, si quieres decir que sí», «Yendo al hipermercado», «Una revolución en mi barrio», «Autobrillante» y «Fútbol». Desde esto, es que durante 1995 lanzan su primer LP «Pornostar», seguido por «Canciones para aprender a cantar» y «Rayo al Ojo» (1997), tranformando así a «Telepathic Sonora» (2001) la antesala del clásico «Subliminal Kill» (2005).

La banda que decide tensionar las estrictas reglas de las estructuras semánticas de la RAE, y que por consecuencia comprende que el uso de las palabras anteceden a la norma (y con ello sus reglas ortográficas), marca su propia esencia al articular diversas aristas inspiracionales como base de un indie que recién se instala en la escena local, en un contexto histórico en el reggaetón toma fuerza por lo canales de difusión más tradicionales; es por este motivo que Subliminal Kill se transforma en una pieza histórica en que la banda se posiciona como una de las más importantes en lo respectivo al indie underground anglosajón. 

El disco que oscila en las 10 canciones, no escatima en locura ni psicodelia. El kick off del disco lo toma “Que Pasa Wey”, algo así como un excéntrico saludo en el que el orden compositivo lo toma el bajo, en medio de un desdén de guitarras y sintetizadores. Le sigue “Transpiralo”, un clásico indiscutido de la música chilena, un spanglish inconfundible y rítmicas que se conectan con un poderoso dance-pop capaz de poner a bailar a la persona más rígida del lugar. Continuamos con “Icecream”, un track en que las bases se conectan con el carácter ecléctico del primer disco de Gorillaz.

La segunda parte del clásico Subliminal Kill va de la mano de “Iguana”, “Anfetaminado” y “Guerra Nuclear”, tracks que en sí mismo no pueden escucharse de forma aleatoria, puesto que desarrollan de forma certera el híbrido post-rock indie, en tiempos donde la determinación estilística era clave en términos de difusión, divulgación e incluso identidad musical. 

La última parte del disco comienza con “Lupita”, un tema transgeneracional que se popularizó inicialmente por “El Rey del Mambo” (Damaso Pérez Pardo) y que durante el 2004, tuvo un revival con la interpretación del artista urbano Rigeo para el programa televisivo Mekano. En este marco, la falta de diversificación de influencias artísticas en medio de la hegemonía de los medios de comunicación tradicional, llevan a la banda nacional a subvertir la interpretación de este track, y llevarlo a un espacio completamente contrahegemónico y puramente psicodélico y punk. 

Continuamos con “Santiago Song”, un potente guiño a “Everyday I start to ooze” de NomeansNo, para continuar con “Make It 3”, track que entrega total y completo protagonismo a una batería que no teme dialogar con guitarras y sintetizadores; para finalizar con “Telephone Dilemma”, track que captura la potencia y locura de sus shows en su más pura expresión, donde esta elección ordinal, no sólo marca un punto clave en la historia de Panico, sino que también, proponen un giro en la ejecución y construcción de un disco en los tiempos de gloria de la venta de música en su formato físico. 

El impacto de Subliminal Kill en el mapa del circuito nacional, propone repensar determinación identitaria como único camino de construcción dialógica de un disco. La propuesta articulatoria mutiestilítica que propone la banda, también sienta sus bases en los sonidos más populares de la cultura nacional, aportando así un co-relato de clase a la diversificación sonora y estilística de la banda. 

Por estos motivos y más, Pánico es uno de los shows que no te debes perder en la nueva versión de Lollapalooza Chile, puesto que es uno de los platos fuertes que viene a levantar la bandera de los proyectos nacionales, y también uno de los shows más eclécticos de la jornada del domingo 19 de marzo en el Parque Bicentenario Cerrillos, el 23 de marzo en el Caupolicán, e incluso el 9 de marzo en el Bar Trotamundos de Quilpué, Valparaíso, de este modo, si no quieres quedarte fuera de la fiesta de la banda franco-chilena, puedes adquirir tus entradas en el siguiente LINK. 

Publicado el 09.02.2023
797 veces leido