• instagram
  • twitter
  • facebook
WS

Review Lollapalooza Chile 2023: Viernes 17 de marzo

Escrito por Karin Ramírez Raunigg – Fotografías por @godoyphotoshoot

Y la gran fecha llegó, la ansiada espera por Billie Eilish en suelo nacional por fin se concreta.

El público asistente se agolpa en las entradas principales dispuestas para la icónica fiesta levantada por Lotus, los primeros asistentes se comienzan a congregar desde la madrugada, con la intención férrea de cuidar y defender los mejores puestos para disfrutar de la gran fiesta en compañía de grandes artistas. 

Chini.png: La fortaleza en clave indie pop

La ansiada apertura de puertas, que fue acordada a las 12:00, marcha con puntualidad y también con cierta ansiedad. La primera de las tres jornadas arranca con el kick off de Chini.png, quien con un potente vestido a cuadros, se ubica con cándida ternura en Axe Stage. Una guitarra amarrilo pastel, zapatillas converse y su corazón a disposición de las y los asistentes que se congregaron para disfrutar sin límites la irrupción de la escena local en un festival de esta envergadura, es que provoca que tracks como “Laurel”, “Está bien” o “Fricativa Velar Sorda”, suenen como nunca antes. 

Uno de los puntos que destaca con mayor ahínco, es la cohesión de la banda que da vida a las canciones y composiciones de Chini Ayarza, puesto que la dinámica interna que se deja ver en el escenario, son el vívido reflejo de que la construcción afectiva de las relaciones de proximidad se deben basar en el respeto y cariño mutuo, por lo que la experiencia de “tocar en lollapalooza” excede lo meramente práctico, sino que es  la consecución de un sueño que se vive mejor, cuando es en amistad.

Bajo este marco, es que llegadas al último tercio de la presentación, Chini confirma el lanzamiento de su primer trabajo de estudio. La alegría se plasma en las caras de cada uno de los integrantes y amigos de la artista, pero también es vitoreada esta aseveración como una hazaña para la artista de larga trayectoria que nos regaló icónicos EP como “Laurel” o “Ctrl + Z”. Ante esto, es que de la mano con la confirmación de tremenda noticia, “Cinta Blanca”, es disfrutada por todas y todos los asistentes que deciden empezar su experiencia Lollapalooza con una mujer de la escena indie local. 

 

Elsa y el Mar: El romanticismo en clave latinoamericana

Un vestido amarillo, botas altas,  brillos y un completo dominio corporal es la esencia que marca el show de Elsa y el Mar. Un show que apuesta por la sinergia de lo multivariable de aquellos sonidos populares. 

La artista colombiana decide romper el hielo en territorio chileno con “hasta dónde se enamora”, una apuesta romántica y transversalmente aceptada por un público joven que aún desea reconocerse en la profundidad del amor.

La artista continúa con “Baby Us”, una apuesta tensionante a determinismos estrictos de las construcciones dialógicas y estigmatizantes de lo social. Le secunda “cómo acaba”, dejando en claro que el pop-rock romántico aún no pasa de moda, por el contrario, encuentra su propio espacio de accionamiento creativo de mezclar y articular la diversidad de sonidos que guardan la esencia de la música Latinoamericana.

Conociendo Rusia: Un eclave de la música Argentina

La valentía de llevar enraízadas las influencias de tu propia tierra, tiende a ser un ejercicio multivariable y multifocal, porque no solo se toma la responsabilidad en la reivindicación de lo local, sino que también posiciona las nuevas variantes de la música latinoamericana en espacios que han sido enteramente invisibilizados. Conociendo Rusia explora, y explota, los caminos trazados por Babasónicos, pero también de un pop-rock cálido y sólido. 

La banda irrumpe en escena con un fuerte “¿Qué pasa Chile?, rompiendo así todo atisbo de ansiedad en las y los asistentes del Parque Bicentenario Cerrillos. La canción elegida por la banda para iniciar esta cita fue “30 años”, un potente guiño a uno de los grupos etarios que mayoritariamente conectan con sus propuestas creativas. 

“La puerta”, “Puede ser”, “A la vez” y “No aguanto más”, son los temas que la banda identifica como aquellos tracks que siempre serán bien recibidos en nuestro país, tanto por la conexión establecida con su público, como también por la preocupación de la banda en el bienestar de todas las personas que corearon a más no poder. 

 

Usted Señálemelo: Espontaneidad y explosión

Probablemente una espera que no pasó desapercibida, ya que con enérgico desplante y sólida puntualidad, Usted Señálemelo entra al escenario entre vítores, porque ahora éstos argentinos son quienes nos harán vibrar en esta parte de la tarde. 

Desde la distancia se ve una aguerrida bufanda argentina, simbolismos que hoy representan a la “Tierra de campeones” y que también hacen sentir a la banda acogida, por lo que la espontaneidad trasciende, logrando que los mendocinos se tomaran el escenario como si fuese el living de su casa. 

Desde el fondo del escenario se divisa una capucha, pero que en corto tiempo se esfuma producto del calor y también por la euforia que significa ser el caldo de cultivo para las y los miles de asistentes, de transitar por las profundidades de sus emociones.

“Un nuevo comienzo” es el track con el que la banda inicia su viaje en el Costanera Stage, le sigue “Pana” y “Las Flores sangran”, pero no es hasta que la banda decide tocar himnos del disco “II”, que el público estalla. “Laser 420”, “Mañana” y “Big Bang”, marcan la última parte del show haciendo bailar a un público que no cede, ni con 32°c. 

Con profundo agradecimiento la banda deja el escenario entre vítores, mientras que por su parte la agrupación, que nunca dejó de ocuparse y preocuparse por la salud de todas y todos aquellos que disfrutaron su show como nunca antes, devuelve un “Gracias Chile, te quiero”, y la verdad, nunca había sido tan real. 

 

Modest Mouse: La simpleza en clave indie

Reconociendo que luego de la explosión de las bandas que dieron vida a los escenarios principales, ahora es momento de volver al Axe Stage, pero esta vez para ser testigos de la performance de Modest Mouse tras el fallecimiento de Jeremiah Green.

17:45 en punto, y sobre el escenario caminan con tensa calma Isaac Brock y compañía. Entre preparaciones previas y juegos de miradas, la banda decide romper con el silencio por medio de la bellísima “Dramamine”, track capaz de capturar eternos paisajes de punzantes guitarras

Las gráficas minimalistas con sutiles guiños a la trascendencia del carácter de Modest Mouse, se articulan en tres conceptos que se transforman claves para entender la subjetividad de la banda: Cohesión, simplicidad y naturalidad, por este motivo, la ejecución de temas como “Paper Thin Walls”, “Lampshades on Fire”, “King Rat” o “Tiny Cities Made of Ashes”, permiten la generativa de horizontes sonoros complejos en práctica, pero dóciles en disfrute. 

Finalmente “Float On” aparece en escena, ante la expectativa del desplante de Damon Cox en la batería, rol que el mismo Jeremiah se encargó de otorgarle previo a su muerte. En este marco, es plausible reconocer que Cox ha sido y siempre será el legado histórico de Modest Mouse por la capacidad de reconocer en otros, el poder y talento desde una perspectiva contrahegemónica. 

 

Kali Uchis: Sensualidad y potencia 

Si pensamos en las cosas que pueden pasar en 10 minutos, tenderíamos a reducir esta fracción de tiempo a acciones mínimas; sin embargo, a 10 minutos del inicio de la presentación de la artista norteamericana Kali Uchis, estos minutos pueden significar un escenario repleto. 

Tras un año lejos de los escenarios, Karly Marina Loaiza regresa más intensa que nunca. Irrumpe en el escenario entre plumas, para continuar con un perreo en clave “Frikitona” y así dar el kick off con el clásico “Telepatía”.

La valentía de proponer como primer tema uno de los tracks más icónicos de su carrera, da cuenta de que la artista norteamericana está segura de que su carrera no es un “One Hit Wonder”, sino que es una constante de hacer y conquistar en lealtad, a millones por medio del poder de la música.

Durante todo el show, la artista abre espacios a grandes covers como “See you again” de Tyler, The Creator, “Get You” de Daniel Caesar, “Rica y Apretadita” de El General, “Pobre Diabla” de Don Omar entre otros, demostrando en práctica que la cultura latina está presente en su propuesta creativa, y que la relevación de importancia, también se circunscribe en una suerte de reivindicación de las subjetividades culturales de nuestros territorios

La artista interpreta himnos del pop actual, provocando que miles bailen sin miedo, en libertad y con orgullo. “Dead to me”, “Melting”, “fue mejor”, “Too Late” o “After The Storm” representan en efecto las nuevas estructuras de comprensión de la autovaloración y autoimagen. 

 

Billie Eilish: El impacto y explosión de la euforia

La encargada de cerrar la primera jornada del festival arrasó con todo. Con un complejo inicio marcado por la euforia colectiva, el show parte con un retraso de más de 10 minutos. Staff de Billie Eilish y equipo de Lotus toman el micrófono para dar instrucciones de que las y los asistentes tomen distancia unos de otros. La gente iracunda y errática, no toma en consideración las instrucciones que en estos casos, pueden salvar vidas. 

La situación se sigue complejizando, la euforia no para, la intención de estar cada vez más cerca de la artista se vuelve una misión en la que las subjetividades se nublan en individualismo. Desmayos que no pueden ser tratados por la falta de espacio, menores de edad que se pierden sin dejar rastro. 

Pese a la complejidad que significa el inicio de esta presentación, Billie Eilish presenta un sólido setlist, el que en 26 canciones se permite transitar por todos los espacios que construyen su trayectoria, dotando de sentido su sonido e identidad musical. 

La Eilish entra con rebelde potencia al escenario por medio de “bury a friend”, “I Didn’t Change my number”, “NDA” y “Therefore I am”. Abraza la vulnerabilidad con “i love you” y “Lose Your Power”. Pero vuelve a tomar protagonismo el sonido de la artista con himnos de su carrera como “Copycat”, “ilomilo”, “everything i wanted”, “Lost Cause”, “Bad Guy” y “Happier Than Ever”. 

Es preciso destacar que, pese a que la presentación de la artista norteamericana fue sólida y tornadiza, el sonido no lograba difundirse ante la gran cantidad de asistentes. Desde canciones iniciales, las personas vitorearon en unísono “no se escucha”, porque realmente la articulación del bajo tono de voz de la artista, sumado a la gran cantidad de personas que se congregaron en el Costanera Stage, dificultó la positiva expansión de la vibra sonora. No obstante, el debut de la artista norteamericana marca un hito en la historia de Lollapalooza Chile.

Galería fotográfica

Billie Eilish

Kali Uchis

Modest Mouse

Usted Señálemelo

Conociendo Rusia

Elsa y El Mar

Chini.png

Publicado el 18.03.2023
628 veces leido