• instagram
  • twitter
  • facebook
WS

Review Lollapalooza Chile 2023: Domingo 19 de marzo

Escrito por Karin Ramírez Raunigg – Fotografías por @godoyphotoshoot – Fotografías de Spiral Vortex gentileza Lotus – Lollapalooza.

Tercer y último día de Lollapalooza Chile. El cansancio es palpable, los pies comienzan a doler, la espalda a molestar, pero la energía por vivir la jornada final no cesa.

Tras maratónicas jornadas, en las que hemos visto las más diversas presentaciones como Chini.png, Elsa y el Mar, Benito Cerati, Marilina Bertoldi, Billie Eilish, Rosalía, entre otros, nos dejan con el cansancio a flor de piel. La diversidad como propuesta, también es concordante a la puesta en escena, las reflexiones compartidas, los afectos comunicados, y las sorpresas que nos han entregado.

Ésta última jornada la experimentamos con algo de incertidumbre porque el cambio de programa producto de problemas logísticos con el equipo de YUNGBLUD, también nos posicionó en un mar de decisiones que no pensamos que deberíamos tomar. Cambios, de escenarios, cambios en horario o nuestra propia hoja de ruta. Sin embargo, algunas decisiones ya venían tomadas, por lo que hoy priman nuestras decisiones fundamentales.

Spiral Vortex: La sofocante psicodelia

La verdad, el proyecto de Spiral Vortex explota como una nueva carta el rock chileno. Apostaron por integrar nuevas variables en sus procesos creativos para proponer nuevas aristas en el circuito nacional; bajo esta premisa, la llegada de la banda a Cerrillos supone una meta cumplida para la agrupación capitalina.

La banda que inaugura los shows en los escenarios principales, no presenta modificaciones en su horario, ni en los escenarios. No obstante, destaca por ser de aquellas en las que el sonido golpea por la fuerza y amplificación.

Las y los asistentes a este show, son en su mayoría comunidades que esperan a los shows más icónicos del Costanera Center Stage, personas que esperan por la banda británica de synthpop 1975 y Twenty One Pilots, confirmados previo a la baja de Blink 182.

La presentación transcurre en completa normalidad, sin embargo, las y los espectadores no logran conectar con la nueva propuesta de psicodelia de la banda nacional. Recorren temas de sus discos “Maia” (2012), Cimática (2014), Aura6 (2016) y Prisma (2020), logran captar la atención de todas y todos los presentes en ese entonces, aunque no lograron estallar. Lo que sí quedará en la retina de algunos  ahí, fue la potencia de una banda que experimenta la psicodelia en un rock destemplado, pero con alma.

Alex Anwandter: La punzante delicadeza de la refractariedad

Quizás el show más esperado dentro de los nacionales. Minutos antes de la presentación, el Costanera Center Stage se visualiza repleto, miles de almas se congregaron para corear canciones punzantes y denunciantes sobre un sistema jerarquizante, excluyente e individualista en clave pop.

Continuamos en la tónica del complejo inicio de la última jornada, Anwandter sí sufre cambios en su horario, un retraso de 30 minutos y el latente recordatorio que esta vez, una canción puede significar aún más retrasos, y la atención de la producción está extremada.

“Amiga” es el track con el que inicia su presentación, elección marcada por la línea que propone para su última gira. El escenario se llena de color a las 15:30; bailes, cantos, brazos alzados son la muestra tangible de que Alex Anwandter llegó para hacer de su presentación, el gran disfrute de esta sofocante tarde de domingo.

Se destacan clásicos temas como “Traición”, “Amiga” y “Cordillera” del disco Amiga (2016), “Tormenta” de Rebeldes (2011), pero sigue sorprendiendo la danza y la escueta coreografía de “Locura” y “Cómo puedes vivir contigo mismo”. No obstante, los guiños al nuevo disco también se entrelazaron con esta hermosa y minimalista presentación, puesto que nuevamente aparece en escena “Maricoteca” y el estreno de “Qué piensas hacer sin mi amor?.

Elegancia, sutileza y sencillez al más puro estilo del ex Teleradio Donoso. Grandes temas que hicieron bailar a todo un público que lo siguió como testigo en esta fecha especial, capturando la atención incluso de fanáticos acérrimos que esperan a los platos fuertes del Costanera Center Stage, por este motivo solo nos resta confirmar que sí, Alex Anwandter es nuestra Reina de Maricoteca.

 

Panico: Rostizados, pero juntos y en casa

Panico está en la casa, y vino con un fugaz regreso momentáneo, en donde han firmado discos, dado entrevistas y han hecho presentaciones en vivo paralelas, la querida banda no ha parado de conectar con su público ansioso de escuchar sonidos sónicos.

La banda franco-chilena irrumpe en escena con una gráfica de Bruce Lee, tal como su primera publicación. No escatiman en sorpresas, porque inician como “No me digas que no si quieres decirme que sí”, “Una revolución en mi barrio” y “Autobrillante”. Continúan “Demasiada confusión”, “Tanto sol” y “Playa”, mientras miles son testigos de este magnánimo regreso.

El carácter del público asistente se destaca en primera instancia por implacable energía con la que disfrutan la presentación, muchos no se saben los temas completos, pero las sonrisas no decaen. Los años pasan, y las personas asistentes marcan la diferencia entre quienes esperan a Kevin Parker, y quienes realmente quieren disfrutar a la banda nacional que explotó el sonido que abrazó a quienes se aburrieron de escuchar lo mismo de siempre.

La temperatura se siente, la banda que sale a escena completamente vestida de negro y en completa puntualidad, comienzan a sentir los primeros efectos del calor sofocante de esta jornada, caras rojas, transpiración y camisas desabotonadas son la antesala al gran cierre de esta presentación. “Mamaluco, cucurrucho, chico guërro” fue la estrofa que hizo saltar a todas y todos en el Banco de Chile Stage.

 

Jane’s Addiction: Y la promesa se cumplió

Hace exacto un año, vivíamos la baja de la banda norteamericana Jane’s Addiction producto de la compleja situación covid-19 que aún nos afectaba en medio del regreso de los show de alta convocatoria. Hay promesas que se hacen de “buena crianza”, pero también hay promesas que se cumplen, y sobre ésta última es que se sustenta la presentación de Jane’s Addiction en Lollapalooza Chile.

La banda encabezada por Perry Farrell, creador del festival que nos convoca año a año en el penúltimo fin de semana del mes de marzo, sale a escena con un breve retraso, pequeño, nada preocupante. Un poderoso atuendo azul, detalles en lentejuelas y un peinado realizado a la perfección, es lo primero que llama la atención desde las posiciones más lejanas. Las guitarras en su punto máximo, y un público que se congrega con fidelidad disfrutando de tracks como “Up the Beach”, “Ocean Size”, “Whore” y “Pigs in Zen”.

No hay duda que la inclusión de un equipo de baile en las presentaciones cambia el modo en que los shows se vivencian, así como también cambia el calibre de la interpretación y performance de un track. No obstante, en estos tiempos la irrupción de mujeres performatizando lo que sería una especie de cabaret, queda al cuestionamiento respecto de la instrumentalización del cuerpo femenino. Es preciso enfatizar que, el deseo como acción y pulsión nunca debe ser coaccionada, esta debe ser vivenciada siempre desde la libertad.

En términos técnicos, la presentación de la banda liderada por Farrel es un show digno de presenciar en cuanto a sonido, en cuanto a voces, e incluso la instrumentalidad como condensación de la potencia y efusividad.

 

Tame Impala: Entre muletas y guitarras

Nuevamente situados en el Banco de Chile Stage, terminado el show de Jane’s Addiction la gente comienza a moverse para lo que sería el regreso de Matty Healy y compañía. Momentos cruciales para tomar posiciones delanteras para presenciar el regreso del la banda que nos regaló Innerspeaker (2010).

La temperatura comienza a decaer, y la verdad, se agradece cuando se hacen extensas esperas. La gente toma asiento, el cansancio está en su máximo punto, pero siempre dialogando con la expectación de volver a ver a los ideólogos de “Nangs”. 20:28, y la gente comienza a moverse aún más. La emoción es palpable, y pese a que varias y varios quieren seguir avanzando, el respeto al espacio personal sigue manifiesto.

20:31 y las luces se apagan, en las pantallas aparece la médico-farmaceuta que nos introduce al viaje “The Slow Rush”, nos comentan los efectos de “Rushium”, la perdemos de vista y desde el lado derecho del escenario, comienzan a tomar posición los eternos amigos de Parker. Comienza a sonar “One More Year”, la gente agolpada con sus celulares trata de inmortalizar el momento exacto en que Kevin aparezca con un tímido paso acompañado de sus muletas.

Las promesas se cumplen y así lo confirmó Parker. Ninguna fractura pudo apagar la potencia del alma de la banda australiana Tame Impala, sino que esta vez, la potencia sería una responsabilidad bidireccional, por un lado la banda regala los mejores acordes, mientras el público deja la vida en cada track. Bajo este manto, fue que la interpretación de “Elephant” tomó un rumbo completamente alucinante. El juego de luces, la intervención con láser, el estallido de las guitarras fueron el caldo de cultivo para que las y los miles de asistentes perdieran la cabeza en el track más esperado de la banda.

Parker y compañía cierran el Banco de Chile Stage al son de sus más grande clásicos del disco Currents (2015): “The Less I Know The Better” y “New Person, Same Old Mistakes”. Estalla el confeti, el juego de luces sigue siendo surreal. Grandes fans de la banda no quieren dejar el escenario sin antes tratar de rescatar lo último del show, mientras que otros asistentes corren al cierre ecléctico de Twenty One Pilots. Kevin Parker regresa a Chile tras 7 años de ausencia, llevándose el corazón de muchos y muchas, mientras que el pueblo chileno, trata de lidiar con los efectos de “Rushium”.

Galería fotográfica

Tame Impala

Jane’s Addiction

Panico

Alex Anwandter

Spiral Vortex

Publicado el 20.03.2023
786 veces leido