• instagram
  • twitter
  • facebook
WS

Reconocerse en «Surge» de Anish Kapoor

Exposición Surge Anish Kapoor CorpArtes 26.06.2019 WalkingStgo 43

Texto por Ana Oneda / Fotos por Miguel Inostroza Godoy 

La sangre, los sueños, el cuerpo y el alma. Ir a buscar adentro, revolver entrañas hasta romper la piel y emerger, desde la crudeza natural hacia la idea (y viceversa), como un flujo continuo e inseparable. Eso es lo que sentí al ver la exposición “Surge” de Anish Kapoor.

Un artista que ha desafiado las interpretaciones desde muchos sentidos. El uso de colores como el negro absoluto y el rojo sangre tienen tanto significado como la forma en sus esculturas e instalaciones transgresoras. Su obra parece simple, intimista y al mismo tiempo universal. Un recurso para observar el ser humano de los ángulos más obvios, transformándolo en cuerpo abstracto y resignificando su existencia.

Morir

Al entrar a la sala uno de la Fundación CorpArtes se cruza el “Doble vértigo”: dos espejos cóncavos enfrentándose, que revuelven el mundo real y el mental. El efecto es un mareo intenso. Así Kapoor desea que empiece la experiencia, privando el sentido del equilibrio, cambiando la percepción de presencia en el mundo terreno.

Luego está “Vacío”, un cuadrado pintado en la pared, negro absoluto. El primer impulso es tocarlo, hundirse en el infinito de aquella oscuridad. Venir del vértigo hacia el vacío es borrarse, reset. Olvidar la cantidad de información que cargamos y reiniciar.

En seguida veo una de las instalaciones más impresionantes, “Disparando en la esquina”. Se usó un cañón para disparar bloques de cera color sangre en la pared blanca. El efecto es de un bulto de entrañas esparcidas. La guerra, la muerte violenta, la destrucción del cuerpo.

Caer

Siguiendo el mapa de la exposición, se llega a la obra en realidad virtual “Into yourself, fall” (En ti mismo, caer). Al poner los lentes, me encuentro en un bosque al cual se acerca una tormenta. De pronto el suelo se abre y caigo adentro de la tierra. Paseo por enormes órganos pulsantes, venas, sangre. Sigo en un viaje interestelar, meteoros, piedras curvas como las formas humanas. El vacío, juegos del blanco y el negro que conviven en mi. El imaginario de Kapoor me guía hasta el último hilo de luz, aquel que no sé qué es, pero que pienso ser lo más esencial de la existencia. Renazco, siento frío, estoy sola.

La lectura seguramente será muy particular en cada persona que lo experimente. Yo me dejé llevar a lo más hondo, tocar las entrañas sin agarrarme. Casi como tomar Ayahuasca. Una expedición esencial.

Reconocer

Por orden, al salir de este viaje me miré nuevamente en una escultura de espejos llamado “No objeto (puerta)”. Me vi deforme, larga, ancha, alta. Una masa indefinida.

Luego observé la masiva “Svayambhu”, palabra que proviene del sánscrito y significa auto creado. Esta obra exigió la adaptación del espacio de la galería. Es un enorme bloque de cera que se mueve a través de unos pilares, esculpiendo su camino en cada movimiento. De nuevo el color rojo sangre. El hecho de que al pasar por el pilar el bloque vaya dejando resquicios de cera me hizo pensar en la vida misma, con su paso lento. Uno se va moldeando, intentando encajar. Con ello, deja sus marcas y pérdidas. Sangra en el camino, sin nunca parar de avanzar.

La séptima instalación es “Cuando estoy gestando”, una incisión en la pared blanca que tiene la forma de una barriga embarazada. Lo relacioné con la idea, la creación, que se mantiene adentro hasta que uno la hace realidad. A través del concreto, un esfuerzo intensificado. En “Dragón”, piedras volcánicas de color azul intenso dan una impresión de terciopelo y sensación de agua a la vez. Se rompe la placenta, se termina la inmersión.

Transformar

La última instalación fue realizada especialmente para Chile, y quedará definitivamente expuesta en la explanada de la Fundación CorpArtes. Es “Órgano”, un tubo como los que dan respiración a espacios cerrados, el cual parte de una pintura de un hoyo negro (la misma idea de “Vacío”) y desemboca en una obra en el exterior de la galería, en dónde Kapoor puso una turbina de avión para representar los bombardeos del Palacio de La Moneda en 1973. Todas las guerras y matanzas también son obras de seres humanos.

La exposición “Surge” es una invitación a profundizarse en el subterráneo de nuestra existencia simple, real y dolorosa. Kapoor, a través de su arte, recuerda que la transformación es un acto individual de grande impacto.

Información

La exposición “Surge” de Anish Kapoor estará abierta hasta el 8 de septiembre, de martes a domingo de 11h a 18.30h. Se hacen visitas guiadas los sábados a las 19h y recorridos familiares los domingos a las 17h.

Entrada general: $2.000 / ($1.000 estudiantes y tercera edad)

Visitas guiadas: $4.000 / ($2.000 estudiantes y tercera edad)

Fundación CorpArtes: Rosario Norte #660, nivel -2, Las Condes (Metro Manquehue).

Publicado el 03.07.2019
2692 veces leido