• instagram
  • twitter
  • facebook
WS

Lost In Yesterday: La contradicción sobre el paso del tiempo en clave Tame Impala

Escrito por Karin Ramírez Raunigg.

Muerte, recuerdo, contradicción y valentía son algunos de los tópicos que toma Kevin Parker para producir “The Slow Rush” (2020).

Las 12 canciones que componen el disco, muestran diferentes espacios en las que el tiempo oscila como una constante de recuerdo, memoria y ansiedad de una historia que, en esta oportunidad, se permite ser visibilizada, razón por la que “Lost in Yesterday” toma el rol tensionante de una filosofía clásica -un tanto conservadora-, de que “todo tiempo pasado fue mejor”, tópico literario que incluso se ve cuestionado en el videoclip del track.

En solo 4:20 minutos Parker y compañía destruyen la retórica de “La edad de oro” como tópico literario, porque en este espacio, el recuerdo no es más que la plasticidad de la memoria que no concuerda con hechos concretos. La dirección de Terry Timely es probablemente uno de los aciertos más importantes en lo que respecta a la propuesta creativa de este videoclip, ya que logra abstraer la contradicción entre la dialéctica del tiempo pasado como una añoranza y ausencia, pero también configura estéticamente la valentía que significa aprender a dejar el pasado atrás. 

Al más puro estilo del cortometraje de “Synesthesia”, es que “Lost in Yesterday” marca el paso con un pasado reciente, un juego anacrónico en que el famosísimo ubi sunt ? marca el puntapié inicial con: «When we were living in squalor, wasn’t it heaven. Back when we used to get on it four out of seve».

Nos muestran cinco historias en las que el tiempo juega como patrón y director. Cinco historias que están acompañadas de visceralidades que dan sentido a la impronta de las subjetividades en un contexto tan común como la celebración de un matrimonio. Las historias acá presentadas, adquieren una representación colectiva en la que se caricaturiza el imaginario del pasado como brillante recuerdo. 

La propuesta estética utilizada en el videoclip se asemeja también a la colorimetría que toman los libros antiguos que adquieren tonalidades amarillentas, estas mismas tonalidades son adscritas a las vestimentas de las y los personajes que aparecen en lo que podríamos aventurarnos a decir “cortometraje” inspirado en la hipocresía de la memoria idealizada. 

El aumento de participantes en esta celebración no es más que la reafirmación de que las relaciones e interacciones disminuyen con el tiempo; ahora lo que nos invita a reflexionar “Lost in Yesterday”, es la superficialidad con la que establecemos ciertas relaciones en la vida, razón por la que el paso del tiempo funciona como selección y protección. 

El loop que marca la línea lógica de la historia que nos cuenta Parker, en la que Tame Impala se transforma en la banda de bodas, confluye en cinco temporalidades temáticamente equidistantes. Sin embargo, llegados casi al final de la historia, nos encontramos con un contexto compartido que se cae a pedazos. 

Entre golpes, gritos y sorpresas, desde el corredor principal aparece la figura de la madre de uno los novios. Con especial fuerza parece interpelar a todas y todos quienes se hacen parte de un matrimonio que nace desde la dialéctica de la memoria, su plasticidad y lo efímero que puede ser el recuerdo, cuando se obvian cosas tan importantes como el dolor.

“Lost in Yesterday” es en efecto la necesidad de tensionar el recuerdo y la memoria como romantización al paso del tiempo. Kevin Parker nos deja en claro que la tónica del tópico literario de la edad de oro, no es más que un reflejo de aquello tan humano como el olvido. La valentía de recordar el pasado desde lo subjetivo, pero también de hechos condicionantes que marcan la emocionalidad de una memoria, es también otra forma de enfrentarnos en coraje al dolor, porque no todo tiempo pasado fue mejor, ni la edad de oro fue tan brillante. 

La madurez propositiva que marca el proyecto completo de Tame Impala, es uno de los platos fuertes que estarán presentes en la onceava versión de Lollapalooza Chile 2023. La segunda visita de la agrupación australiana en territorio chileno, es una de las más esperadas para el próximo domingo 19 de marzo en el Parque Bicentenario Cerrillos, no solo por el potente setlist que probablemente tenga como protagonista a “Lost in Yesterday”, sino que también por ser uno de los shows más complejos a nivel gráfico y lumínico, y que es advertido por la banda como un show intenso, por este motivo, si deseas participar de la cita con Tame Impala puedes comprar tus entradas en el siguiente LINK

Publicado el 24.01.2023
564 veces leido