• instagram
  • twitter
  • facebook
WS

LeRock Fest 2019: Deambular por las emociones.

A Place To Bury Strangers LEROCK Fest 2019 Matucana 100 11.05.2019 WalkingStgo 46 1

Review sábado 11 de mayo del 2019 / Texto por Constanza Bustos Sánchez / Fotos por godoyphotoshoot.

Lo que acabamos de vivir el sábado pasado era la segunda versión del festival Le Rock Fest en Matucana 100. Claramente este concierto es la expresión máxima del postrock nacional. En este hay tanto bandas nacionales como también internacionales que logran generar un ambiente profesional y distinto. Noise rock, ambient, shoegaze, postrock y electrónica son los estilos músicales hibridizados que se mezclan entre ellos y se presentan en los distintos escenarios, forjando un lugar espacial-musical de nicho.

Estas melodías generan una multiplicidad de emociones. El ruido, los sintetizadores, las voces fantasmales, las guitarras como vehículos de timbre y los riffs texturizados rompen con el esquema tradicional del rock incluyendo tecnología computarizada que produce cromatismos diferentes y lleva al espectador a un viaje interno por las emociones más desaforadas e imprecisas.

El festival comenzó desde temprano. Arias y Narval Orquesta fueron quienes se presentaron primero y lograron crear atmósferas disimiles. La primera banda es santiaguina y poseen dos sencillos, siendo Josesa su primera canción grabada en Estudio Insular. La segunda está fundada por Andrés Quezada y este año lanzaron su segundo Lp denominado Incentro. Mientras tocaban el público iba llegando para esperar a las siguientes bandas.

Ya con Wanderlust el espacio de Le Rock Stage se veía con más público. Este power trío peruano divaga entre el math rock creando viajes atmosféricos, pudiendo clasificarlos como un rock instrumental con diferentes rítmicas. Presentaron canciones de su nuevo LP llamado Naufragio.

Al finalizar caminé hacia el escenario M100 Stage y me encontré con la banda argentina Malviaje. Estos los describiría como un sonido ambiental, donde la guitarra es melódica y a su vez esta genera un aullido interno, un recorrido por emociones escondidas. Las distorsiones, el bajo fuerte, la agresividad que va aumentando paulatinamente para luego disminuir a lo sencillo me hacen pensar en los cambios bruscos musicales y emocionales. Estos comenzaron con la canción Armas, viajaron con Casa Sola, Japón y finalizaron con Emo.

Ya cambiando de escenario fui a ver a E a terra nunca me pareceu tão distante. Conjunto de Sao Paulo claramente con tintes de postrock e instrumental. En su melodía se nota un descontento y una melancolía tangible. Hay horror y al no poseer líricas las sensaciones permiten extrapolarse a cada uno de los individuos presentes. Las luces rojas se suman a esta música progresiva y a los punteos de guitarra produciendo sensaciones de estar a la deriva. Hay una emocionalidad en su música que proyecta tranquilidad, sin embargo luego esta muta hacia la intranquilidad. Esta banda genera un recorrido de emociones versátiles en el cuerpo ya que las notas suben y bajan, logrando un juego con la mente. Estos vinieron al festival a presentar su nuevo Lp denominado Fundação.

Akineton Retard nuevamente impresionaron al público. Desplante, armonía, trayectoria y profesionalismo se vieron arriba del escenario. Juegos con los vientos y con las guitarras mientras la batería volaba. Una versatilidad que deambula entre el jazz y el rockpsicodelico y que el público acoge positivamente.

Luego se presentó por tercera vez en el país la mítica banda de noise rock y shoegaze A place to bury strangers. Antigua banda neoyorquina que se destaca por su performance y el ruido constante que generan. Comenzaron con la canción We have come so far y no dieron tiempo para escuchar su música cuando ya se inició el espectáculo. Las guitarras se rompían, un bajo fue destrozado, los sintetizadores volaron con violencia y el público observaba y cabeceaba en estado de trance.

Finalmente apareció la banda esperada por todos. Daughters. Oscuridad y noise rock fue lo que vimos en el escenario. Podemos ver que el vocalista Alexis Marshall es quién realiza la performance del grupo y es quién genera un ambiente tétrico, fuerte y ambiguo. Este escupe, juega con el micrófono, se golpea, se saca la camisa, sube a los parlantes, se tira al público con un stage dyving y hasta baja del escenario para deambular entre los presentes y generar un ambiente tenso y emocionante. Los fanáticos lo siguen, lo observan, a más de alguno le tiró la cerveza en la cabeza cuando intentó ofrecerle un trago y finalmente, ya en las últimas canciones comenzó a tirar sillas al escenario.

Violencia, sombra y descontento es lo que se observa al escuchar esta banda. Comenzaron con la canción The Reason they hate me y ya en Satan in the wait el pogo estaba formado y duró casi toda la presentación. Siguieron con Less Sex, Guest House y finalizaron con Ocean Song.

Fotos

Daughters

A Place To Bury Strangers

Akinetón Retard

E a terra nunca me pareceu tão distante

Inverness

Malviaje

Wanderlust

TOTS

DANTA

Natisú

Publicado el 14.05.2019
2018 veces leido