• instagram
  • twitter
  • facebook
WS

Ermitaño y Piedraluz: contrastes oportunos, Review 30.04.2019

Ermitaño y Piedraluz Review 30.04.2019 Fotos x @cincoojos WalkingStgo 1

Texto por Ana Oneda / Fotos por Juan Manuel Aburto – 30.04.2019

El martes 30, víspera de feriado, hacía frío y tenía ganas de quedarme en casa. Pero había un panorama que no me quería perder: tocaba Ermitaño en el Mibar de Santa Isabel.

Abriendo la tocata estaba la banda Piedraluz, con hits más tirados para el pop rock romántico. Tocaron su EP Gris lanzado el 2018, cuidadosamente producido y listo para sonar en las radios. Es una banda reciente con buen panorama a futuro. Consuelo da todo el tono del grupo con su voz dulce, para poner oreja. La combinación entre bajo y batería era firme, con interesante variedad en efectos de guitarra. Fue un suave calentamiento para lo que estaba por venir.

En un notable contraste se sube Ermitaño a tocar. No solo por las pintas de los chicos, mas también por lo que proponen musicalmente. Los conocí hace cinco años, pero la banda ya tiene larga trayectoria de casi dos décadas, con cuatro discos lanzados y nuevos singles por grabar. Sabiendo eso, lo que más llama la atención al ver su performance en vivo es la energía que el grupo emana en el escenario, ya que mantienen una motivación de banda nueva mezclada con la experiencia innegable de los músicos Fernando Court, Alejandro Ramirez, Carlos Mejías, Cristóbal Kuskinen, Cristóbal Faundez y el recién llegado Camilo Zanetti.

Esta vez no fue diferente. Feña Court disfruta su papel de frontman así como los demás cabros en guitarras, bajo y batería. «En estos 15 años Ermitaño se ha transformado en familia, donde la amistad y la música están en nuestra sangre. Estamos en una etapa sumamente creativa e inspiradora, grabando nuestra quinta placa junto a Carlos Cabezas», cuenta Feña.

La complicidad entre ellos transforma el ambiente musical con un ensamble sólido, sonidos llenos y envolventes. En la tocata, recorrieron su discografía en una hora, dejando clara la evolución y aporte que cada integrante que pasó por la banda ha registrado, sin perder la identidad de riffs precisos, coros pegotes y un toque de psicodelia. Un buen ejemplo es el tema que da nombre a su último disco, Pájaro Negro. El frío es olvidado, Ermitaño nos invita a su cueva a bailar y delirar alrededor de la fogata. Un ermitaño contemporáneo, urbano, real.

Galería de fotos Ermitaño y Piedraluz

Publicado el 02.05.2019
1490 veces leido