• instagram
  • twitter
  • facebook
WS

El renacer de Jirafa Ardiendo. Foto Review sábado 3 de noviembre del 2018 en la Blondie de Santiago de Chile

Jirafa Ardiendo Blondie 03.10.2018 WalkingStgo 45 de 48

Este sábado pasado se celebró en la Blondie el regreso de Jirafa Ardiendo. Banda formada el año 1995 en La Serena por el vocalista Alejandro Pino y el guitarrista Roberto Estay. Esta agrupación se caracterizó en los noventa por desarrollar una corriente musical independiente que tendía al uso de las guitarras eléctricas y a la psicodelia pop, o mejor dicho, fueron conocidos por realizar un pop/rock experimental. Durante su trayectoria mezclaron diferentes referencias musicales que fueron aplicando en sus discos caminando desde el noise hasta el freejazz.

Texto por Constanza Bustos Sánchez / Fotos por Miguel Inostroza Godoy.

En esta jornada se cumplían veinte años del primer EP, quince del disco “Persona” y diez del “Pulmonía” por lo que se hacía necesario subir nuevamente al escenario y terminar con el paréntesis musical que duró un poco más de 9 años. De esta forma, los encargados de abrir la velada fueron Protistas, banda indie rock formada el año 2008 en Santiago. Estos partieron con la canción Una vuelta al mundo de su álbum “Las cruces”, siguiendo con Ojos favoritos y Granada. También tocaron, entre un público tranquilo, canciones más antiguas cómo Protesta y se destacó la presencia de Niña Tormenta, que llevaba puesto un vestido negro y que con su pandereta cantó en conjunto con Álvaro Solar las canciones Gato mojado y De Casa En Casa, estas generaron un ambiente de expectación y tranquilidad en el lugar. Finalmente se despidieron rápidamente con el clásico tema En mis genes para dar paso a los protagonistas de la noche.

Jirafa Ardiendo entró al escenario con energía y bastante soltura. Comenzaron con una intro de varios minutos denominada Intro: Terremota, la cual destacó por estar compuesta por mezcla de sintetizadores y guitarras.

Luego subió al escenario con la ovación del público el mítico vocalista, quien cantó para empezar, con gran dinamismo, Mentelenta y  Oruga. Desde el comienzo Pino demostró ser un buen frontman. Este ingresó al escenario con una gran personalidad, llevaba una vestimenta negra y destacaban a lo lejos sus uñas pintadas rojas. Gesticulaba al público, tiraba besos y aplaudía provocando en sus fans ansiedad y nostalgia, mientras al mismo tiempo por la pantalla decorativa del escenario se mostraban diferentes dibujos de jirafas psicodélicas.

Ya en su tercera canción, el público aclamaba y cantaba apasionadamente Nuco Rey. Tras un leve problema con los micrófonos y con el vocalista tirando chistes con oraciones tales como “se pudrió todo”, este nos contó que querían venir a repasar los tres discos de Jirafa y que tendrían diferentes invitados. Juan Manuel Méndez fue el primero la noche, quien tocó el tema Tarde. Destacó luego la canción Lectura veloz del disco “Pulmonía” por introducir bronces en el escenario, generando un cambio de ambiente de lo lento y estoico a algo un poco más alegre con hasta ritmos parecidos al ska.

Siguiendo con la jornada, Pino le preguntó al público que tema querían y al unísono gritaron Vidrio. Así, cuando comienza a sonar esta canción el vocal se para frente al escenario, mira a su público, apunta con el dedo y cierra los ojos, realizando un acto de dinamismo con ellos y provocando reacciones diversas. También, en otra intervención,  señaló a sus fans “Si tienen cinturón, se lo aprietan” para cantar la canción Corre y donde los espectadores comenzaron a corear y saltar.

Luego Alejandro empieza a hablar sobre la familia jirafa, sobre la comunidad que han formado como grupo e invita a un “viejo amigo” a pasar al escenario. Es Felipe Cadenasso, perteneciente al grupo Matorral y Territorio quien realiza una fusión y juego de guitarras en el suelo con gran velocidad entre los músicos con la canción Paliza. También más adelante sube Emilio Guillén con la canción Girasol y Felipe Salinas de Orquesta Sinfónica de Asteroides con el tema 15.1.27.1.22.23.12.2012. Para finalizar este esperado show los temas elegidos fueron Mastodonte, Fácil y Bala.

Jirafa Ardiendo realizó una presentación potente y emotiva. Si bien no estaba el espacio colmado de gente, se notaba que quienes habían asistido a esta jornada eran fanáticos asiduos a la banda y estos se emocionaban con cada una de las canciones interpretadas. Jirafa sigue siendo aún en nuestros tiempos un fenómeno musical dado que posee una variedad de sonidos y propuestas diferentes que juegan con la composición y no tienen estructuras jerárquicas determinadas en sus canciones, sino más bien son un puzzle indescifrable. Es una banda de difícil calificación pues sus canciones no son fáciles de digerir a pesar de poseer elementos pop en ellas, En sus composiciones se  presentan secuencias electrónicas experimentales y multiplicidad de timbres que hacen que el oyente deba interpretar tanto sus letras como también deben crear en sus mentes una interpretación individual de su música.

Texto por Constanza Bustos Sánchez / Fotos por Miguel Inostroza Godoy.

Jirafa Ardiendo

Protistas

Publicado el 05.11.2018
1631 veces leido